Inicio INTERNACIONALES Caravana de migrantes hondureños espera por transporte a Ciudad de México

Caravana de migrantes hondureños espera por transporte a Ciudad de México

0

MÉXICO— Miles de migrantes centroamericanos de una caravana que recorre México planeaban descansar un día o más en la ciudad sureña de Juchitán a partir del miércoles, con la esperanza de poder organizar un transporte masivo hacia el norte tras días caminando con temperaturas tropicales que los ha dejado a unos 1.450 kilómetros (unas 900 millas) del cruce más cercano en la frontera con Estados Unidos.

Un segundo grupo menos numeroso, con alrededor de 1.000 migrantes y que se abrió paso hasta México el lunes, estaba unos 400 kilómetros (250 millas) por detrás del contingente principal y pasó la noche en la ciudad de Tapachula.

En una asamblea el martes en la noche, los integrantes de la primera caravana designaron un comité para negociar con las autoridades mexicanas un posible “plan puente” que podría llevarlos hasta la capital en autobús. Funcionarios no indicaron si se aceptará la petición para trasladar a las 4.000 personas que seguirían en el grupo.

En su lugar, pasaron la noche en un solar de propiedad municipal en las afueras donde un techo alto abrigaba un piso de cemento. En el exterior de la estructura, muchos se acomodaron en mantas o cartones sobre la hierba, mientras que algunos usaron lonas para levantar rudimentarios refugios.

Se instalaron tanques llenos de agua para que los migrantes pudiesen bañarse y una pantalla gigante mostró partidos de futbol y luego programas infantiles.

A una semana de las elecciones legislativas estadounidenses, el Pentágono anunció el despliegue de 5.200 soldados en la frontera suroeste mientras Trump continúa tuiteando y hablando sobre los migrantes. El lunes dijo que quería construir ciudades de carpas para albergar a los solicitantes de asilo y el martes insinuó la posibilidad de poner fin a los derechos constitucionales de ciudadanía para los bebés nacidos en el país de padres que no sean estadounidenses.

Los expertos refutaron la idea de que el presidente pueda cambiar de manera unilateral las reglas sobre ciudadanía, e indicaron que también es sumamente cuestionable que una medida del Congreso pueda hacerlo.

“Hasta donde sabemos, no seremos nada bien recibidos, pero vamos haciendo la lucha”, dijo el migrante hondureño Levin Guillén preguntado sobre el dirigente.

Guillén, un granjero de 23 años natural de Corinto, Honduras, dijo que en su país recibió amenazas de las mismas personas que mataron a su padre hace 18 años. Está solo desde que su madre falleció hace cuatro años y espera encontrarse con una tía que vive en Los Ángeles y tener la oportunidad de vivir y trabajar en paz.

“Queremos nada más un paso para llegar a nuestro destino, que es la frontera”, apuntó.

Exhaustos de tantos kilómetros a pie y frustrados por el lento avance, muchos han desistido y regresaron a sus países o solicitaron refugio en México. El grupo se redujo de manera significativa después de llegar a tener hasta 7.000 elementos. Hace unos meses, una caravana se disolvió casi en su totalidad y apenas unas 200 personas alcanzaron el cruce fronterizo entre Tijuana y San Diego.

Subsecretarios de Exteriores de El Salvador, Guatemala, Honduras y México se reunieron el martes y acordaron coordinar una “atención especial” para la caravana, garantías a sus derechos humanos, asistencia humanitaria y “una migración segura, ordenada y regular y con apego a las leyes migratorias de cada país”.

El Ministerio del Interior de México dijo que dos hondureños que pidieron entrar al país tenían órdenes de detención pendientes, una por delitos de drogas y otro por presunto homicidio, y fueron deportados. Los hombres formaban parte de “la Caravana Migrantes”, explicó el departamento en un comunicado, pero no aclaró a cuál de los dos pertenecían ni especificaron cuándo fueron detenidos en puestos de control en Chiapas.

Como sus compatriotas en el primer contingente, los hondureños del segundo grupo hablaron de escapar de la pobreza y la violencia de las pandillas en un país con una de las tasas de homicidios más alta del mundo. Pedir asilo en Estados Unidos es su objetivo principal, pero muchos se mostraron abiertos a solicitarlo en México si su primera opción no funciona.

Gerbert Hinestrosa, un hondureño de 54 años que viaja con su esposa y su hijo adolescente, dice saber lo difícil que será la travesía.

“Ahora mismo me siento bien. Recién empezamos pero creo que va a ser muy difícil”, expresó.

Dejar una respuesta

Por favor, ingresa tu comentario
Por favor, ingresa tu nombre aquí