Trump ofrece nueva ronda para un nuevo plan de estímulo

Trump ofrece nueva ronda para un nuevo plan de estímulo

Trump ofrece nueva ronda para un nuevo plan de estímulo

Por

La noche del martes el presidente Donald Trump revirtió el rumbo de las conversaciones sobre el alivio económico por coronavirus e instó al Congreso a aprobar una serie de medidas, incluida una nueva ronda de cheques de $1,200 para los estadounidenses.

Horas antes, había detenido las conversaciones entre demócratas y republicanos hasta “después de que yo gane” las elecciones, dijo; lo que parecía haber matado las posibilidades de un nuevo paquete.

“Si me envían una ley enfocada en los cheques de estímulo ($ 1,200), se enviarán a nuestra gran gente INMEDIATAMENTE. Estoy listo para firmar ahora mismo. ¿Estás escuchando a Nancy?” Trump tuiteó el martes por la noche.

Dijo en otro tuit que aprobaría la financiación para industrias específicas en dificultades, como las aerolíneas y las pequeñas empresas, lo que está por debajo de lo que propusieron los demócratas de la Cámara.

“La Cámara y el Senado deben aprobar INMEDIATAMENTE 25 mil millones de dólares para el apoyo a la nómina de las aerolíneas y 135 mil millones de dólares para el programa de protección de cheques de pago para pequeñas empresas. Ambos se pagarán en su totalidad con fondos no utilizados de la Ley Cares. ¡firmar ahora!” Dijo Trump.

Un alto funcionario de la administración familiarizado con el pensamiento del presidente dijo el martes que “un paquete de estímulo a gran escala está al margen”, como Trump dejó en claro anteriormente, diciendo que el presidente sentía que era mejor no enganchar a la gente. Pero la Casa Blanca parece estar planeando impulsar una serie de paquetes individuales más pequeños sobre elementos mutuamente acordados.

Horas antes Trump tuiteó que la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, “no está negociando de buena fe”, y agregó que le pidió al líder de la mayoría republicana en el Senado Mitch McConnell que se concentre en la confirmación de su nominada a la Corte Suprema, Amy Coney Barrett.

“Le he instruido a mis representantes que dejen de negociar hasta después de las elecciones cuando, inmediatamente después de que yo gane, aprobaremos una gran Ley de Estímulo que se centre en los estadounidenses trabajadores y las pequeñas empresas”, tuiteó Trump.

Hasta ese momento se pensó que el inesperado giro podría ser un golpe para las posibilidades de reelección de Trump, y llega en un momento en que su gobierno y su campaña están en total desorden. Trump está en cuarentena en la Casa Blanca con un caso de COVID, y el último lote de encuestas de opinión lo muestran significativamente detrás del exvicepresidente Joe Biden en la intención de voto a cuatro semanas de que se realicen las elecciones.

El colapso en las negociaciones (anunciado antes de decir que estaba listo para aprobar pagos directos) también significaba que no habría un pago directo de $1,200 para la mayoría de los individuos, que parecía ser el artículo que más le importaba a Trump mientras el paquete tomaba forma.

La decisión anunciada por Trump se produjo inmediatamente después de que habló con los líderes republicanos en el Congreso, que habían estado observando con recelo las negociaciones entre el secretario del Tesoro Steven Mnuchin y Pelosi. Muchos senadores republicanos habían señalado que no estarían dispuestos a aprobar un paquete de estímulos que superara el billón de dólares, y los asesores del Partido Republicano habían desdeñado en privado la posibilidad de un acuerdo.

La semana pasada, la Casa Blanca dijo que estaba a favor de aprobar un pago semanal de $400 por desempleo durante la pandemia, y mencionó la posibilidad de una ley de ayuda de $1.6 billones. Pero esa oferta fue rechazada por Pelosi.

Pelosi había hablado con Mnuchin horas antes el martes. Luego de que los tuits de Trump rompieran las negociaciones, la presidenta de la cámara baja reaccionó.

Respuesta de Pelosi

Tras la noticia de que se suspenderían las negociaciones de un marcopaquete de estímulo y antes de que Trump hablara de firmar pagos directos, Nancy Pelosi respondió lo siguiente:

“Hoy, una vez más, el presidente Trump mostró sus verdaderos colores: ponerse él primero a expensas del país, con la total complicidad de los miembros republicanos al Congreso.

“Alejarse de las conversaciones sobre el coronavirus demuestra que el presidente Trump no está dispuesto a aplastar el virus, como exige la Ley de Héroes. Muestra su desdén por la ciencia, su desdén por nuestros héroes – en salud, primeros auxilios, saneamiento, transporte, trabajadores de alimentos, maestros, y otros – y se niega a poner dinero en los bolsillos de los trabajadores, a menos que su nombre sea impreso en el cheque.

“Al mismo tiempo, el presidente está abandonando la satisfacción de las necesidades de nuestros niños mientras se adaptan al aprendizaje en persona, virtual o híbrido. En cambio, Trump está casado con su recorte de impuestos de $150,000 millones para las personas más ricas de Estados Unidos de la Ley CARES, mientras se niega a brindar ayuda real a los niños pobres, los desempleados y las familias trabajadoras de Estados Unidos.

“Claramente, la Casa Blanca está en completo caos. Lamentablemente, hoy rechazan las advertencias urgentes del presidente de la Fed, Powell, de que “muy poco apoyo conduciría a una recuperación débil, creando dificultades innecesarias para los hogares y las empresas”. Con el tiempo, aumentarían las insolvencias de hogares y las quiebras de empresas, lo que dañaría la capacidad productiva de la economía y frenaría el crecimiento de los salarios. Por el contrario, los riesgos de exagerar parecen, por ahora, menores. Incluso si las acciones políticas finalmente resultan ser mayores de lo necesario, no se desperdiciarán”, concluye la respuesta.

El nuevo proyecto incluye subsidio de desempleo y cheques de estímulo, pero podría quedar estancado en el Senado.

Reserva Federal urge ayuda

Las palabras del presidente vienen horas después del que el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, insistió al Congreso en la necesidad de un estímulo fiscal adicional para superar la “recesión más aguda jamás registrada” en EE.UU. debido a la COVID-19.

En un discurso ante la National Association of Business Economics (NABE), Powell repitió sus llamados al Congreso, que no se pone de acuerdo sobre un segundo paquete de estímulo fiscal, porque la economía estadounidense necesita más apoyo para superar la crisis.

La semana pasada, la Cámara de Representantes aprobó un paquete de estímulo adicional de $2.2 billones para hacer frente a la crisis, pero la propuesta no cuenta con suficiente apoyo en el Senado, de mayoría republicana, ni en la Casa Blanca.

Según Powell, sería mejor que el Congreso corriese el riesgo de actuar “en exceso” antes que quedarse corto. El presidente de la Fed se refirió a lo incierto de las perspectivas actuales y advirtió de que queda mucho camino para lograr la recuperación completa de una crisis que ha golpeado más a los trabajadores con salarios bajos, las minorías y las mujeres.

“La política fiscal y monetaria apoyó una recuperación fuerte, pero incompleta; un riesgo es el resurgimiento del virus, otro es que la desaceleración de la mejora desencadenase una dinámica recesiva típica”, aseguró Powell.

Para el director de la política monetaria de EE.UU., un apoyo fiscal insuficiente creará dificultades innecesarias en momentos en que la recuperación ha progresado más rápido de lo esperado.

Tras la aprobación de un plan de estímulo de $2.2 billones en marzo, el Congreso ha sido incapaz de acordar otro plan similar una vez las prestaciones adicionales por desempleo han vencido y la ayuda financiera a los hogares se ha agotado.

Powell aseguró que los hogares estadounidenses necesitarán más respaldo, en momentos en que el desempleo se sitúa en el 8.4 %, mejor de lo esperado inicialmente, aunque la economía está dando señales de una desaceleración en la recuperación del mercado laboral.

“Las acciones de política fiscal y monetaria hasta ahora han apoyado una recuperación fuerte pero incompleta de la demanda y, por ahora, han silenciado sustancialmente la dinámica que ocurre en una recesión normal”, en que se produce una espiral en la que los despidos deprimen la demanda y ésta genera mas despidos, explicó.