Comisión de Bienestar Social inicia vistas públicas sobre proyectos que proponen prohibir terapias de conversión y tratamientos hormonales

EDICIÓN IMPRESA

La Comisión de Bienestar Social, presidida por la representante Lisie J. Burgos Muñiz del Proyecto Dignidad, inició hoy un proceso de vistas públicas para atender el Proyecto de la Cámara 683, que busca prohibir las terapias de conversión o reparación en la isla y el Proyecto de la Cámara 768, que propone prohibir los tratamientos hormonales y las cirugías de reasignación de género en menores de edad.

 

 

 

 

 

El primer proyecto sobre las terapias de conversión fue presentado por los representantes Luis Raúl Torres Cruz, Jorge Alfredo Rivera Segarra, Orlando Aponte Rosario y José Aponte Hernández. Por su parte, la medida que atiende la prohibición de los tratamientos hormonales y cirugías de reasignación de género es de la autoría de Burgos Muñiz.

 

 

 

 

 

La discusión sobre las legislaciones inició con la participación del sacerdote y abogado, Carlos Pérez Toro, quien depuso a favor de ambos proyectos legislativos. Pérez Toro expresó que el Proyecto de la Cámara 683 es acertado, “ya que la pieza reduce el alcance de la prohibición de las terapias de conversión a solo el contexto de los profesionales de la salud mental”.

 

 

 

 

 

“De esa manera se evita cualquier ambigüedad que pudiese afectar los derechos fundamentales de los ciudadanos, como la libertad religiosa. Este proyecto clarifica el estado de derecho con respecto a la prohibición de las terapias de conversión, protegiendo derechos fundamentales de los ciudadanos”, sentenció Pérez Toro.

 

 

 

 

 

 

El líder católico, por otro lado, mencionó que la medida propuesta por Burgos Muñiz abarca un tema en el que “actualmente existe un debate álgido en el que no hay un consenso entre la clase médica”.

 

 

 

 

 

 

Por su parte, el representante Torres Cruz utilizó un turno inicial para explicar las motivaciones del proyecto de su autoría. “En las vistas del Proyecto del Senado 184 se vieron testimonios que personas en Puerto Rico han sido sometidas a terapias de manera clandestina. Lo que pretende este proyecto de mi autoría y otros compañeros representantes es lograr un equilibro entre la patria potestad, el professional speech y el respeto a la libertad religiosa”.

 

 

 

 

 

 

El panel inicial de las vistas, además de Pérez Toro, tuvo la participación del obispo Ricardo López Ortiz, presidente de la Fraternidad Pentecostal de Puerto Rico (FRAPE), quien expresó su apoyo a ambos proyectos.

 

 

 

 

 

En un turno de preguntas, Torres Cruz cuestionó a los deponentes sobre alguna experiencia con terapias de conversión en sus respectivas iglesias. López Ortiz y  Pérez Toro contestaron que ninguna de sus congregaciones han ofrecido terapias de conversión con la motivación de cambiar la orientación sexual o identidad de género de una persona.

 

 

 

 

 

 

Pérez Toro resaltó la importancia de proteger la libertad religiosa y la patria potestad en ambas medidas. A su vez, el representante popular Jesús Manuel Ortiz González levantó preocupaciones sobre las expresiones del padre católico, “pues debe quedar claro que al menor de edad también se le tiene que escuchar”. El padre contestó “que en un proceso terapéutico, el papá suple el servicio, pero el nene es el cliente”.

 

 

 

 

 

 

“Entiendo que ambos proyectos tienen determinaciones específicas sobre la protección de los menores. Pero también creo que este es un tema muy importante que en ocasiones se presta para tergiversar, para dividir, polarizar y para mentir en aras de adelantar la posición de un lado y de otro”, mencionó Ortiz González.

 

 

 

 

 

 

Por otro lado, el representante José Bernardo Márquez Reyez se limitó su turno de preguntas a realizar comentarios breves sobre las medidas. “La discusión sobre estas medidas va a ser extensa. Tengo reservas con los dos proyectos. Ahora bien, en estos temas, y precisamente en estos dos proyectos, aquí tiene que pesar muchísimo la postura que como legisladores asumamos en base a lo que dice la comunidad médica. Si bien escucho lo que tenga que decir recursos religiosos, para mi, va a pesar mucho más lo que tienen que decir los sectores vinculados a la salud y a estos temas”.

 

 

 

 

 

También, la representante Mariana Nogales Molinelli asumió un turno de preguntas centrado principalmente sobre el proyecto que prohíbe las terapias de conversión. La portavoz del Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) realizó varias preguntas dirigidas al padre Pérez Toro sobre la importancia de aclarar que en el 1990, a nivel científico y clínico, la homosexualidad fue eliminada como una enfermedad o transtorno para la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

 

 

 

 

“La ciencia nos ha permitido ir evolucionando a través de los tiempos y clarificando cosas que creíamos que eran erróneas. La dignidad del ser humano es inviolable, esto incluye a las mujeres y a los menores de edad”, añadió Nogales Molinelli.

 

 

 

 

 

Sobre el proyecto de prohibir tratamientos hormonales y cirugías de reasignación de género, la portavoz del MVC entiende “que actualmente en Puerto Rico, para iniciar un tratamiento hormonal o afirmativo, la persona debe pasar por evaluaciones con doctores que certifiquen que hay una tendencia clara sobre la identidad de una persona. No hay médicos que practiquen aquí (los tratamientos) sin esos criterios”.

 

 

 

 

 

 

La Comisión de Bienestar Social también recibió la participación de otros profesionales clínicos como la doctora pediatra Rosalina Valcárcel Ruiz, la psicóloga María González Morales y el trabajador social Alejandro Santiago Calderón.

 

 

 

 

 

Las vistas públicas sobre ambos proyectos se extenderán hasta la próxima semana en la Cámara de Representantes.

Mantente bien informado en Puertoricoposts.com

Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

Otras Notas

Síguenos en Instagram