Proyecto de Cámara busca prohibir discrimen por vacunación

EDICIÓN IMPRESA

La principal oficial médico del Departamento de Salud, Iris Cardona, aseguró en una vista pública de la Comisión de Asuntos Laborales, presidida por el representante Domingo J. Torres, que la acción por parte de ciertos patronos de obligar a sus empleados a ser vacunados contra el COVID-19, bajo amenaza de ser despedidos, contraviene el carácter voluntario de la vacunación.

 

A su vez, señaló que en situaciones donde existe una amenaza a la salud pública y al bienestar común existen medidas que pueden ser consideradas.

 

“Es necesario señalar que ciertos trabajadores deben cumplir con recomendaciones de vacunación como, por ejemplo, el sector de la salud”, mencionó Cardona en la discusión del Proyecto de la Cámara 795, que busca establecer la ley para prohibir el discrimen en el empleo por razón de negarse a ser vacunado contra el COVID-19

 

La médico pediatra apuntó que no es necesario la creación de nuevas leyes locales, ya que existen regulaciones federales que atienden la discriminación y protegen a los trabajadores durante la pandemia.

 

“La Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés), ha publicado una guía de asistencia técnica, actualizada y ampliada, relacionada con la pandemia de COVID-19, abordando las cuestiones que surgen en virtud de las leyes federales de igualdad de oportunidades en el empleo”, señaló.

 

La doctora señaló que la asistencia técnica responde a las preguntas sobre COVID-19, solo desde la perspectiva de las leyes de EEOC e indica que las leyes federales no impiden que un empleador exija que los trabajadores se vacunen. Sin embargo, en algunas circunstancias, las leyes federales pueden requerir que el empleador proporcione adaptaciones razonables para los empleados que, debido a una discapacidad o una creencia religiosa, no están vacunados.

 

La EEOC expresó en sus recomendaciones que, como una adaptación razonable, un empleado no vacunado que ingrese al lugar de trabajo podría usar una máscara facial, trabajar con distanciamiento físico o tener la oportunidad de teletrabajo.

 

El Departamento de Salud recalcó que la inmunización con una vacuna contra el COVID-19, segura y eficaz, es un componente crítico en la estrategia para reducir la enfermedad, hospitalizaciones y muertes relacionadas con el COVID-19, así como ayudar a restablecer el funcionamiento social.

 

“Nuestra misión es coartar las cadenas de transmisión del virus y retrasar el contagio, con el objetivo de detener la propagación. Desde el punto de vista de salud pública y como agencia con el deber constitucional de velar por la salud del pueblo, nos parece entonces conveniente estimular la vacunación a todos los niveles, proveer la información y educación necesaria para que todos los puertorriqueños tengan la oportunidad de tomar una decisión informada y reciban el beneficio ya probado de las vacunas sin la necesidad de nuevas leyes locales sobre aspectos ya atendidos por las regulaciones federales existentes”, mencionó.

Mantente bien informado en Puertoricoposts.com

Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

Otras Notas

Síguenos en Instagram