PUERTO RICO POSTS

Los labradores siguen siendo la raza canina preferida en Estados Unidos

Los labradores siguen siendo los más populares entre los amantes de los perros en Estados Unidos, pero los poodles acaban de volver a situarse entre las cinco razas más populares del American Kennel Club por primera vez en casi un cuarto de siglo.

La clasificación anual de popularidad del club se publica el martes, y se elabora a partir de más de 800,000 cachorros de raza pura y perros mayores que se inscribieron en el registro canino más antiguo del país el año pasado.

Con 197 razas reconocidas, la lista abarca desde rostros peludos tan familiares como los labradores -número 1 durante 31 años consecutivos, algo sin precedentes- hasta el recién incorporado Biewer terrier (que debuta con fuerza en el número 82) y cachorros poco habituales como el Xoloitzcuintli sin pelo (número 119).

Para los aficionados a los perros, hay mucho que investigar (como un perro salchicha, nº 10) y señalar (como un english pointer, nº 120). Así que hemos reunido (como un border collie, #31) algunos de los más destacados:

TOP 10

Después de los labradores, los 10 primeros son: Bulldogs franceses, golden retrievers, pastores alemanes, poodles, bulldogs, beagles, rottweilers, pointers alemanes de pelo corto y perros salchicha.

POODLES DE LA CASA

El poodles fue el perro más popular entre 1960 y 1982, antes de perder un poco de popularidad. Pero en las nuevas estadísticas, han recuperado el quinto puesto por primera vez desde 1997. (Los tamaños estándar, miniatura y toy se cuentan como una sola raza).

Con su orgullosa postura y su elaborado corte en las exposiciones, “tienen fama, en algunos círculos, de ser simplemente una fruslería”, dice la veterana propietaria de caniches y a veces criadora, Page Hinds-Athan, de Roswell, Georgia. “Definitivamente hay algo más en ellos”.

Históricamente, los poodles eran perros de aguas, y siguen siendo animales atléticos famosos por su inteligencia, por no hablar de su pelaje antialérgico. Los poodles de Hinds-Athan han hecho visitas de terapia en hospitales y compiten en obediencia. Otros trabajan como perros guía para ciegos, cazan o compiten en agilidad u otros deportes caninos.

Su inteligencia viene acompañada de unas expectativas muy altas, dice Hinds-Athans: en el adiestramiento, “si vas a ponerles pegas, más vale que tengas mucha razón. Porque si no eres realmente justo con ellos, lo recuerdan”.

¿Y LOS DOODLES?

Los poodles también forman parte de varios híbridos populares, como los Labradoodles, los maltipoos y los sheepadoodles. El AKC, organismo rector de muchas exposiciones caninas, no reconoce actualmente a ninguno de ellos como raza. Pero la portavoz del AKC, Brandi Hunter, dice que los aficionados a las mezclas han hecho algunas preguntas sobre lo que implicaría el reconocimiento.

Un requisito clave es articular un ideal para la raza, con el fin de lograr cierta coherencia.

“La previsibilidad es una de las cosas que atrae a la gente a los perros de raza pura”, explica Hunter.

EN EL LADO RARO

El año pasado, la raza más rara fue el lundehund noruego, siempre escaso en EE. UU. Estos perros de pequeño tamaño cuentan con dedos de más y una flexibilidad inusual que en su día les ayudó a escalar los acantilados noruegos para cazar frailecillos que anidaban en estrechas grietas.

RAZAS EN ALZA

Las clasificaciones no suelen cambiar mucho de un año a otro, pero sí lo hacen con el tiempo. Ocho razas, desde el humilde corgi galés de Pembroke (nº 11) hasta el imponente gran danés (nº 17), han entrado en el top 25 desde principios de siglo.

Algunos han dado saltos olímpicos de popularidad. El bulldog francés, que ahora ocupa el puesto 2 y es una imagen habitual en los anuncios de televisión y en las calles cosmopolitas, ocupaba el lejano puesto 71 en el año 2000. El cane corso, que no fue reconocido hasta 2010, ha pasado del puesto 51 al 21.

El imponente cane corso, de estilo mastín, se remonta a muchos siglos atrás en la Italia rural como guardián de la granja que también tiraba de pequeños carros y cazaba jabalíes.

Aunque los perros son protectores, “no se trata de ser malos, sino de entender su trabajo”, dice Simonski, de Acworth (Georgia).

Simonski tiene canes corsos desde 1998 y está casado con la presidenta de la Cane Corso Association of America, Rebecca Simonski. Tiene sentimientos encontrados respecto a su creciente popularidad, pues considera que atrae a criadores cuestionables.

“Hay una parte que dice: ‘Oh, Dios mío, el gato está fuera de la bolsa’. Pero el verdadero problema es lo que la gente hace con ese gato una vez que está fuera de la bolsa”, dice.

DEBATE SOBRE LA CRÍA DE PERROS

Algunos defensores de los derechos de los animales afirman que la propia cría de perros es un problema. Afirman que los criadores se centran más en la apariencia de los perros que en su salud y que la promoción de las razas puras acaba alimentando las fábricas de cachorros y dejando a otros perros en los refugios.

El AKC afirma que él y sus clubes de raza afiliados defienden e invierten en la salud de los perros, incluso a través de una fundación afiliada al AKC. El club también sostiene que la cría bien hecha tiene un propósito: producir perros con rasgos conocidos, desde el tamaño hasta la capacidad olfativa, que se adapten a las diferentes necesidades humanas y estilos de vida.

Las nuevas inscripciones de razas puras, que son voluntarias, han aumentado un 45% en una década, afirma el club.

Mantente bien informado en Puertoricoposts.com

Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

Otras Notas

EDICIÓN IMPRESA

DESCARGA NUESTRA APP

SÍGUENOS

MÁS POPULARES

ENCUESTA

A poco menos de cinco meses para la primaria en Puerto Rico. ¿Votarías?