PUERTO RICO POSTS

Una bandera para la tierra, el mar y el cielo; así culmina la última bandera de “78 pueblos y una bandera”

Eran las 9:50 de la mañana del primer día del mes de julio, el clima prometía un día soleado. Justo, lo que necesitaba Héctor Collazo para pintar la última bandera de su proyecto “78 pueblos y una bandera”, que culminó en la Carolina.

Héctor, quien comenzó su proyecto pintando una bandera en la Ciudad Avancina, su pueblo natal, impartió instrucciones entre sus asistentes y voluntarios para dar comienzo a lo que fue una gran fiesta de pueblo.

Los espectadores se congregaron frente a la estructura de madera con forma de bandera, para ser testigos del evento de cierre.

Héctor, un joven de 31 años comenzó pintando su primera bandera en Villalba como parte de un proceso de duelo y sanación.

Sin embargo, nunca pensó que tuviera la acogida y magnitud que tuvo, por lo que, a preguntas de cómo se siente ante el proyecto, afirma que siente “agradecimiento, y nunca imaginé que este proyecto iba a llegar tan lejos; a hacerse un evento donde todo el mundo va a celebrar lo que empezó como un pequeño sueño”.

De todos modos, apoyo fue lo que recibió de parte de los asistentes a la actividad, quienes estaban entusiasmados por colaborar con la pintura de la bandera. Ese fue el caso de don José Ramón, residente de Carolina, quien a sus 92 años supo de la actividad y quiso asistir e incluso dar un brochazo.

La distancia no fue límite, ya que muchos, sin importar el pueblo se congregaron en Ventana del Mar, en el Balneario de Carolina.

El Sol tampoco fue razón para espantar a los que hasta allí llegaron, pues el día conspiraba para que el evento fuera todo un éxito.

Un momento muy emotivo fue cuando la familia de Héctor le dio la gran sorpresa de llegar al evento, con una parranda desde Villalba para celebrar la gran hazaña del joven.

Al cabo de la una de la tarde la bandera estaba casi completada. Héctor desde las alturas continuaba pintando con entrega cada detalle de la séptima octava bandera.

Aun así, se tomaba la oportunidad de compartir con todos los presentes quienes se acercaban para tomarse fotos con él.

La fiesta estaba garantizada, así fue como Javier Santarosa puso a bailar a todos los espectadores de la monoestrellada con sus ritmos tropicales. También en la tarima subieron Grupo Bomba de Carolina, Libre Xpresión, Juan Luis “Juancho” y Julio Rodríguez; Tributo a Gilberto Santarosa. El público presente, disfrutó del proceso de la bandera y de la música, la cual provocó que allí bailaran solos, en pareja y hasta en grupo.

Grandes y chicos colaboraron con la pintura, ese fue el caso de Dayana Isabel Ojeda Mayo, de 5 años que, muy emocionada no temió en dar el primer brochazo del color azul celeste a la parte baja del triángulo de la bandera.

La bandera, que ubica en Ventana al Mar en Carolina, tiene como objetivo ser vista en ambos lados, por su privilegiada ubicación y cercanía al Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, desde alguna embarcación que navegue por las aguas cercanas al Balneario, lo que el mayor de cuatro hermanos describe como la bandera “para la tierra, para el mar y para el cielo”.

El punto culminante llegó, y poco después de las dos de la tarde se anunciaba la llegada del campeón de boxeo de Puerto Rico Félix “Tito” Trinidad, quien tuvo el honor de pintar el último detalle de la bandera, la estrella. Esto lo hizo, no sin antes dirigirse a los que allí aclamaban con el típico vitoreo de “Tito, Tito”.

Luego de anunciar a Tito Trinidad, el joven villabeño quiso dirigirse a todo el público, y en ese mensaje les dejó saber que “aquí se pintan nuestras montañas, nuestros sufrimientos, nuestra diáspora, se pinta ese amor que tanto distingue al puertorriqueño”.

El reloj marca el cuarto para las cuatro de la tarde, y Héctor se preparaba para subir, y cubrir con blanco el último detalle que quedaba el en color madera, la estrella.

Brochazo tras brochazo; Héctor le dio la primera mano a la estrella, pues Tito Trinidad estuvo a cargo de ponerle fin a la hazaña que Héctor comenzó en su hogar en 2016, y que luego replicó en Orocovis, como su primera bandera para el público en general.Al ritmo de “Preciosa”, interpretación que reprodujeron de la voz de Marc Anthony, Héctor finalizó la bandera cerca de las cinco de la tarde, y consiguió una vez más que cada puertorriqueño sienta orgullo, no solo por su tierra, sino por su bandera.

Mantente bien informado en Puertoricoposts.com

Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

Otras Notas

EDICIÓN IMPRESA

DESCARGA NUESTRA APP

SÍGUENOS

MÁS POPULARES

ENCUESTA

¿Está preparado para la Temporada de Huracanes?