PUERTO RICO POSTS

Sector filantrópico se une para analizar retos de Puerto Rico y alinear esfuerzos

 En la quinta Convención Anual de Filantropía Puerto Rico, el sector filantrópico se unió para analizar la situación actual del archipiélago boricua y alinear sus esfuerzos para atender los retos que crean desigualdad en la población puertorriqueña.

La convención “Expand to Align Collective Action” convocada por Filantropía Puerto Rico, que se llevó a cabo en el hotel Caribe Hilton, reunió a 60 representantes de 21 entidades filantrópicas de Puerto Rico y Estados Unidos para conectar, compartir datos, analizar críticamente los pasados años, y así establecer prioridades en sus agendas de trabajo. A lo largo de la convención, expertos profundizaron en temas como el acceso a vivienda y tierras, seguridad alimentaria, la respuesta histórica a desastres, los cambios poblacionales, programas de energía renovable, y la inestabilidad económica.

“Esta conferencia es el único espacio que el sector filantrópico tiene para encontrarse, discutir, y problematizar sobre asuntos que afectan a la población puertorriqueña en la búsqueda de alinearse y asegurar que sus inversiones impacten hacia un Puerto Rico equitativo”, destacó Glenisse Pagán Ortiz, directora ejecutiva de Filantropía Puerto Rico.

La conferencia comenzó con el historiador Ian Seavey, pre-doctoral fellow en Jackson School of Global Affairs de la Universidad de Yale, quien analizó la respuesta a los desastres naturales en Puerto Rico a lo largo de su historia. “Los desastres son inherentemente políticos. La falta de infraestructura, la precariedad económica, las condiciones de vivienda, las estructuras políticas… eso es lo que causa el desastre”, aseguró Seavey. El académico puntualizó que la falta de autonomía de Puerto Rico en la toma de decisiones durante desastres tiene repercusiones adversas en los procesos de recuperación, las malas condiciones de las viviendas, y en que las personas abandonen el archipiélago para buscar refugio en otros lugares.

Por su parte, el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico y la Oficina del Censo de los Estados Unidos presentaron datos sobre los cambios poblacionales en Puerto Rico y sus municipios. Se resaltó que la reducción en nacimientos y el aumento en muertes, así como la migración hacia Estados Unidos, han resultado en una merma poblacional. La población se redujo 15.8% de 2004, cuando alcanzamos un pico histórico de 3.8 millones de habitantes, a 3.2 millones de habitantes en 2022. Asimismo, la mediana de edad en Puerto Rico incrementó de 32 años en el 2000 a 45 años en el 2022. “La tendencia es bastante clara. La población en Puerto Rico va a continuar decreciendo, en especial la población infantil y juvenil. Es necesario adaptar los servicios básicos para que puedan atender adecuadamente a la población mayor”, afirmó Alberto Velázquez, gerente de proyectos en el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico.

Asimismo, la crisis en la asequibilidad de la vivienda surgió como asunto prioritario que afecta a múltiples sectores de Puerto Rico. Deepak Lamba-Nieves, director de investigación en el Centro para una Nueva Economía, ofreció un análisis exhaustivo de la situación de la vivienda en Puerto Rico, que se ha complicado por los bajos ingresos de la población, el aumento en los costos de vivienda y la reducción en los inventarios en el mercado. El investigador explicó que la vivienda se puede ver desde dos ejes: como un instrumento de inversión, o el hogar como unidad de reproducción social. Exhortó a que el desarrollo no se enfoque exclusivamente en la construcción de nuevos proyectos de lujo, sino en las necesidades de la población de Puerto Rico, que necesita proyectos asequibles y cercanos a los centros de trabajo. “Es dónde se construye la vivienda y para quién”, enfatizó.

La problemática con la vivienda se profundizó aún más en un conversatorio que examinó el impacto que tienen los alquileres a corto plazo en las comunidades. Charlotte Gossett Navarro, directora ejecutiva de Hispanic Federation; Dulce del Rio-Pineda, co-fundadora de Mujeres de Islas, una organización sin fines de lucro de Culebra; Mariana Reyes, directora ejecutiva de Taller Comunidad La Goyco; y Lyvia N. Rodríguez del Valle, co-fundadora de El Enjambre, dialogaron sobre el deterioro comunitario que está causando este mercado en crecimiento.

“Una de las principales preocupaciones de la comunidad Machuchal es el desplazamiento”, compartió Reyes, y explicó que la comunidad está solicitando regulaciones de cuántas unidades de alquiler a corto plazo pueden existir en un área, y establecer controles de alquiler para que la población pueda seguir viviendo en su comunidad. El grupo puntualizó que la falta de regulaciones a los alquileres a corto plazo y de políticas favorables para la comunidad es lo que empeora la situación y continúa haciéndola inasequible.

El segundo día de la conferencia de Filantropía Puerto Rico “fue uno más enfocado en pensar en grande y en discutir sobre distintas alternativas de apalancar y alinear los esfuerzos entre el sector filantrópico”, indicó Pagán Ortiz. Las discusiones se centraron en las inversiones de impacto y cómo es necesario un cambio de mentalidad para poder aprovechar todos los activos del sector.

Un ejemplo de esto es la energía solar renovable en los techos de Puerto Rico. Joe Evans, de Kresge Foundation; Jorge Gaskins, de Barrio Eléctrico; y Carlos Vázquez, de ConSOLcio, dialogaron sobre cómo la filantropía puede ayudar a que las comunidades aprovechen los incentivos fiscales y recursos disponibles para convertirse en más resilientes a través de proyectos de energía renovable.

Se concluyó la convención con una discusión sobre la ruta económica de Puerto Rico. En su análisis, el economista José Caraballo Cueto advirtió que “el crecimiento económico en Puerto Rico es débil y excluyente, por lo que la tasa de pobreza está aumentando. Tenemos una economía que se ha vuelto más dependiente de fondos federales. El problema con esto es que una vez se acaben los fondos federales, la economía puede volver a colapsar”. Para cambiar este panorama, recomendó que se deben estimular todos los sectores económicos, en lugar de concentrarse en un solo sector, como se hizo con la manufactura en el pasado.

Filantropía Puerto Rico se enfoca en crear y sostener una infraestructura que impulsa el cambio fiscal y promueve la justicia social y la equidad en Puerto Rico. Durante todo el año, esta organización sostiene diálogos entre el ecosistema filantrópico para problematizar asuntos del país, así como identificar nuevas oportunidades de inversión. A su vez, desarrolla iniciativas para fortalecer al sector social e impulsar la colaboración entre ellas.

Entre las fundaciones participantes en el evento se destacaron la Fundación Banco Popular, Fundación Ángel Ramos, Fundación de Mujeres en Puerto Rico, Fundación Flamboyán, Hispanic Federation, Fundación Triple S, Fundación Intellectus, Liberty Foundation, Fundación Titín, Peter Alfond Foundation, Fundación Rimas, Kresge Foundation, Fundación Comunitaria, Fundación Segarra Boerman, The Andrew W. Mellon Foundation, Humanidades Puerto Rico, Magic Cabinet, María Fund PR, Fundación Gestos Positivos Econo, Darryl Chappell Foundation, y Ban Ki-moon Foundation. También participaron organizaciones aliadas tales como Centro para una Nueva Economía, U.S. Census Bureau, la Universidad de Puerto Rico, y Yale University’s Jackson School of Global Affairs.

Mantente bien informado en Puertoricoposts.com

Descarga nuestra aplicación móvil, disponible en el App Store y Google Play.

Otras Notas

EDICIÓN IMPRESA

DESCARGA NUESTRA APP

SÍGUENOS

MÁS POPULARES

ENCUESTA

¿Está preparado para la Temporada de Huracanes?